Menú para niños con sobrepeso: 5 platos ricos y muy saludables

La obesidad infantil está creciendo en nuestro país. Ya no hay que fijarse en EE.UU para ver a un montón de niños con sobrepeso por las calles.

Y eso debemos frenarlo.

No porque queramos que los niños tengan un físico según los cánones de belleza establecidos, sino porque nos preocupa su salud su futuro.

Porque si los adultos no les ayudamos a que sigan un estilo de vida saludable, ellos no lo harán solos.

Los niños siguen los ejemplos de sus mayores.

Si sus padres comen fritos, toman galletas y bollería para desayunar, cenan huevos con patatas y en casa suele haber todo tipo de dulces y snacks , ellos se acostumbran a eso. Y lo ven normal.

Si tienes un hijo con sobrepeso, lo primero es reconocerlo. Y después, llevarle a un nutricionista para que valore su salud y le ayude a alcanzar su peso óptimo según su edad.

Por eso, lo mejor es establecer unas rutinas saludables cuanto antes.

En este post tienes algunas ideas para preparar un menú semanal de lunes a viernes, con platos que les gustarán. Al menos, intenta que se acostumbren y que disfruten con ellos.

1.Lentejas con verduras y patata

Las legumbres deben formar parte de la alimentación de cualquier familia. Sus beneficios son de sobra conocidos, y aunque no sean vuestro plato favorito, es fundamental que a los niños les inculquemos la costumbre de comerlas.

Algunos niños las prefieren trituradas, y otros en puré. Aunque es recomendable que se acostumbren desde el principio a masticar.

Como las verduras suelen incomodar a muchos pequeños, lo mejor es hacer un sofrito previo. Puedes echar zanahoria, puerro, pimiento, calabacín…y una vez hervido todo triturarlo. 

Te quedará como una pasta y sobre ella añades las lentejas y el agua.

Si quieres darle más sabor puedes añadir una pastilla de caldo de ave (mejor, si es casera).

Ah, y añade alguna patata para cocerla junto a las lentejas y así les llamará más la atención. Pueden ir cogiendo cucharadas con un trocito de patata.

2. Crema de calabaza y quesito

Si le dices que tiene puré, es probable que no lo quiera. Pero, ¿y si en lugar de llamarlo así, le convences con una crema naranja muy llamativa?

La calabaza es muy suave y a los niños les suele gustar más que otras verduras.

Hacer una crema con ella es muy fácil, y puedes añadir zanahoria e incluso una patata para dar más consistencia al plato. Pero sola, también está rica.

Además, puedes echar un quesito de esos de porciones o cremoso para darle más sabor.

Al menos, una vez a la semana, prepárale una crema, tanto para la comida como para la cena. ¡Le sentará muy bien!

3.Brócoli hervido con jamón

Hoy de comer tenemos arbolitos.

La forma del brócoli les llama mucho la atención y además es una verdura que no tiene mucho sabor, con lo que tampoco la rechazan.

Pero claro, comerlo así solo cocido, que podría ser una opción muy saludable, no les gusta. Así es que, añade un poco de jamón serrano, alguna zanahoria y haz un dibujo en el plato para que estén deseando comérselo.

Si no pruebas, nunca se acostumbrarán.

Muchos niños acaban cogiendo gusto al brócoli y a otros, desde el primer día les sorprende su sabor y lo piden con frecuencia.

4. Lasaña de verduras con pasta integral

La pasta, si el niño tiene sobrepeso, no es muy recomendable tomarla con demasiada frecuencia.

Pero siempre puedes usar pasta integral y verduras.

Puedes usar calabaza, calabacín, champiñones, berenjenas…Hacer el tomate natural casero, para que no lleve conservantes ni azúcares, y también un poco de queso para gratinar por encima.

Es un plato que gusta y que sacia. Así es que, si tu hijo tiene bastante apetito, es perfecto.

Un día a la semana, incluir pasta en su alimentación está bien, siempre que evites las grasas y el exceso de salsas de bote.

Puedes hacer una grande, y congelar lo que sobre para ahorrar tiempo en la cocina.

5.Ensalada de garbanzos, tomate y atún

Las legumbres como decimos, son importantes. Y un niño con sobrepeso, suele comer o más de la cuenta, o alimentos poco saludables.

Hay  más formas de comer garbanzos que el típico cocido.

Que sí. Está muy rico, pero es muy calórico y para un menor con un peso por encima de lo recomendado para su edad no es lo mejor.

Así es que, cuece esos garbanzos bien, o cómpralos en conserva, y hazle una buena ensalada templada o fría, con tomatitos cherry, que atraen más, y una lata de atún al natural.

Lo aliñas bien para darle sabor (sin salsas) y listo.

Además de comer sano, los niños deben seguir unas pautas a la hora de sentarse a la mesa. Evitar distracciones, como comer delante de la televisión o una tablet, e incluir fruta siempre como postre en lugar de dulces, es básico de unos hábitos alimentarios correctos.

Estas son solo algunas ideas, pero hay muchas opciones para que los más pequeños coman bien y se acostumbren a los sabores naturales de siempre.

¿Tienes hijos? Comparte qué es lo que les sueles preparar de comer y qué es lo que más les gusta.

Quizás te interese también: