Quiero engordar, ¿qué hago para ganar peso de forma saludable?

Cuando has leído el título seguro que te has preguntado ¿Seguro que alguien qué busca cómo engordar de forma saludable y no al revés?

Pues sí, es cierto.

Aunque hoy día se advierte sobre la obesidad como una pandemia mundial, hay también una minoría de personas que buscan subir de peso.

Además, debes saber que este hecho no resulta fácil y puede ser tan frustrante y peligroso como querer adelgazar de golpe.

Hay mucha confusión y desinformación sobre el tema de ganar peso de forma saludable, por lo que, al igual que para adelgazar, hay que acudir a un profesional para que la salud no se resienta.

La clave, como siempre, es aprender a comer de forma saludable y mejorar tus hábitos de vida para que tu calidad de vida sea óptima.

Cuando una persona no puede ganar peso, puede haber varios problemas detrás, como la genética, problemas de salud que reducen el apetito (estrés, depresión, cáncer, diabetes, enfermedades relacionadas con el aparato digestivo…), una carga excesiva de ejercicio físico…

A priori, lo más fácil es aumentar la ingesta de calorías para engordar, pero, como sabes, no se puede abusar de este tipo de alimentos por temas de salud y porque, normalmente, apenas aportan nutrientes (bollería, fast food, refrescos…)

Lo primero es la salud.

Si realmente deseas ganar peso, la primero que tienes que saber es cuál es tu Índice de Masa Corporal (IMC). Si esta es inferior a 18,5 kg/m2, debes intentar ganar peso de forma saludable.

Además, es bueno que te realices un análisis de sangre y de orina para descartar cualquier enfermedad que sea la causante de tu delgadez.

De igual forma, debes conocer tu carga genética. Hay personas que pesan poco pero que están sanas. O puede ser que tu bajo peso se deba a que apenas tienes masa muscular. Y eso también hay que tratarlo.

También puede ocurrirte como a los deportistas de resistencia, que al tener una carga intensiva de actividad física no engordan, pero que igualmente están sanas.

Descarta otro problemas de salud

La diabetes, el hipertiroidismo, el cáncer o enfermedades digestivas pueden ser la causa de tu extrema delgadez porque afectan al apetito.

De hecho, algunos medicamentos utilizados en los tratamientos contra el cáncer reducen de forma considerable las ganas de comer, por lo que las personas que sufren esta enfermedad adelgazan por partida doble.

De la misma manera, es importante estar bien psicológicamente.

La depresión, la ansiedad o el estrés afectan también al apetito. Hay personas que reducen mucho la ingesta de alimentos y pueden correr el riesgo de desnutrición.

Los casos más graves son la anorexia y la bulimia nerviosa.

¿Por qué es importante ganar peso?

 

Aunque la mayoría de las personas lo que buscan es perder grasa, debes saber que es clave para el buen funcionamiento del organismo.

Es un órgano que almacena la energía para realizar acciones diarias normales y extras. Además, protege los órganos vitales.

Si tu peso es muy bajo puedes sufrir anemia, densidad ósea baja, retraso en el crecimiento en el caso de los niños, debilidad muscular y en las encías y dientes.

Igualmente, las mucosas se alteran, el sistema inmune tarda en reaccionar, la piel y el pelo no tendrán buen aspecto e incluso, si eres mujer, puedes dejar de tener la regla.

Para tratar de forma correcta el peso bajo hay que tener un buen diagnóstico.

A partir de aquí, hay que aprender a comer y organizar la alimentación. Ahora toca ingerir más energía de la que gastas y controlar el aporte de nutrientes. En algunos casos hay bajos niveles de vitaminas o hierro en sangre y hay que subirlos.

Por todo esto, necesitas un nutricionista.

Este profesional realizará una valoración completa sobre tu caso y determinará cuanta energía necesitas al día. Es una de las situaciones en las que un dietista es la mejor opción.

Con el método Escudiet aprenderás a comer bien.

Esto es así porque vamos a realizar un estudio completo sobre tu caso para obtener un diagnóstico correcto.

Una vez hecho esto, vamos a personalizar tu dieta para reeducar tus hábitos. Además, todos se realizará a base de productos naturales y sin productos dietéticos. Vamos a ayudarte a ganar peso de forma saludable.

Huye de las calorías vacías

Aunque necesites engordar, debes cuidar tu alimentación. Suele ser habitual que la comida muy calórica apenas aporte nutrientes.

Por ello, hay que aumentar las calorías pero con alimentos nutritivos y saludables. De lo contrario, puedes poner en riesgo tu salud.

La cuestión es que para ganar peso debe ser a partir de grasa corporal, masa muscular y ósea. Ahora hay que mejorar los hábitos alimentarios y prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes u obesidad.

Alimentos calóricos y saludables

Muchas veces no es necesario cambiar radicalmente los hábitos alimentarios, pero sí necesitas un extra de energía.

Prueba las bondades de los frutos secos: nueces, castañas, almendras, piñones, avellanas... aportarán a tu organismo muchos nutrientes y la energía que necesitas.

La leche concentrada o en polvo, el pan integral, pescados en conserva, huevos y aceite de oliva son también alimentos saludables con una gran cantidad de calorías que te vendrán fenomenal.

Esto no quiere decir que solo comas esto. Tienes que ser creativo en la cocina y añadir estos productos a lo que sueles comer ¿Qué tal añadir frutos secos a la ensalada?

Otro truco es incluir tentempiés entre el desayuno, la comida y la cena. Un pequeño bocadillo de pan integran con aceite y jamón o con salmón es un aperitivo perfecto.

Al final, recurrimos a nuestra cultura gastronómica: la dieta mediterránea. Consiste en alimentos frescos, aceite de oliva, frutos secos, pan, pasta, legumbres, lácteos, pescados y carnes magras. Además de resultar una delicia aporta una gran cantidad de nutrientes y grasas saludables.

Si tienes bajo peso y estás sin apetito, asegúrate de que, aunque comas poca cantidad, el plato sea calórico y nutritivo.

Añade grasas saludables como las del aceite de oliva, huevos, frutos secos, pescados o quesos y huye de la comida basura, refrescos o bollería industrial.