¿Es necesaria la carne en una alimentación saludable? Lo que debes saber antes de eliminarla

El consumo de carne está cada vez más en entredicho.

Sobre todo, por las toxinas que contiene y porque muchos expertos y estudios avalan que su consumo en exceso está relacionado con enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes.

Este es uno de los motivos por el que el auge de la comida vegetariana y, en los últimos años, la vegana ha supuesto numerosos debates sobre la necesidad o no de la carne.

Pero más allá de los factores económicos (la ganadería es la base de la economía de muchos núcleos urbanos y rurales ) y el impacto medioambiental por los recursos que supone la producción cárnica, nos vamos a centrar en el consumo como base de una alimentación saludable.

Porque antes de eliminar o restringir los productos de origen animal de la dieta o de cambiar los hábitos alimentarios, hay que informarse.

Y no poner en riesgo la salud.

Y en este sentido, hay mucha controversia de nutricionistas y dietistas que consideran que la carne, en su justa medida, es necesaria y de los que aseguran que eliminarla por completo de la dieta no entraña ningún peligro.

¿Qué es una alimentación saludable?

Lo primero que debes saber antes de iniciar cualquier tipo de alimentación, ya sea vegetal u onmívora, es a qué nos referimos cuando hablamos de una alimentación saludable.

Porque puedes llevar una dieta sana, tanto comiendo carne como sin comerla.

Y es que, lo fundamental es consumir todos los nutrientes, macronutrientes y micronutrientes, que el organismo necesita para su correcto desarrollo y funcionamiento.

En cuanto a los macronutrientes necesarios para el ser humano hablamos de:

  • Carbohidratos: simples y complejos.
  • Proteínas
  • Grasas

Todos ellos, nos proporcionan la energía metabólica que el cuerpo requiere para realizar sus funciones básicas.

Y aunque tu objetivo sea bajar de peso, debes incluirlos en tu alimentación.

Respecto a los micronutrientes, los esenciales son:

  • Vitamina B12
  • Calcio
  • Cinc
  • Yodo
  • Hierro
  • Omega 3
  • Vitamina D

¿Qué macronutriente tiene la carne para que nuestro organismo la necesite?

En realidad, ningún alimento es imprescindible, porque lo importante es saber combinarlos para obtener de cada uno de ellos todos los nutrientes que hemos visto.

La principal fuente de proteínas en una persona que come de todo suele provenir de la carne.

De ahí su importancia en cualquier dieta. Sobre todo, en personas que necesitan un extra como las embarazadas, lactantes, deportistas o personas desnutridas en algunos países.

Pero en realidad, se pueden obtener proteínas de alimentos de origen vegetal, sin consumir nada de carne.

Lo que ocurre es que las proteínas vegetales no contienen los 8 aminoácidos esenciales que sí contiene la carne. Aunque algunos productos como la quinoa, los garbanzos, el tofu o los pistachos sí los llevan.

Por eso, muchos nutricionistas aconsejan el consumo de carne moderado, y especialmente de las carnes blancas y las aves.

La Vitamina B12 y su carencia en la dieta vegana:

En una alimentación vegana al 100% puede haber un déficit igual que si comes carne y no consumes otros nutrientes.

Pero si te estás planteando restringir el consumo de productos animales, has de tener claro que, dentro de los micronutrientes necesarios, solo hay uno que no puede obtenerse con una alimentación 100% vegetal.

Es la Vitamina B12.

Por eso, los veganos tienen que suplementarse con una dosis diaria para evitar ese déficit que no obtienen de sus menús.

 Entonces, ¿es peligroso ser vegano?

A esta pregunta, también encontrarás diferentes respuestas.

Pero para nosotros, lo más importante es que sigas una dieta equilibrada y perfectamente diseñada.

Y si quieres llevar un tipo de alimentación concreta o estás pensando en pasarte al veganismo, lo mejor será consultar con un nutricionista.

Porque este es uno de los casos en los que contar con un dietista profesional es imprescindible para no poner en riesgo tu salud.

Desde Escudiet, los alumnos siguen un método educativo que se centra en aprender a comer saludable de forma que obtengan un peso ideal y que puedan mantenerlo para toda la vida. Sin el esfuerzo que al principio suponen todas las dietas de pérdida de peso.

Por tanto, puedes limitar el consumo de carne e incluso dejar de comerla siempre y cuando lleves un control profesional y sepas claramente cuáles son las necesidades nutricionales del organismo.

Consulta con un nutricionista, que te haga controles periódicos y que pueda diseñar tus menús de acuerdo a tus gustos o preferencias.

Y no cambies tu alimentación de forma drástica ni siguiendo una moda, sino hazlo por convicción y poco a poco.