Cenas de empresa: 7 tips para disfrutar sin pasarte con las calorías

Cañas con la familia, dulces navideños, ir a ver las luces y merendar con los peques y sobre todo, las temidas cenas de empresa con los compañeros de trabajo ( y con los jefes).

En esta época del año son muy habituales esas reuniones en torno a una mesa.

Y aunque estés a dieta o tengas unos hábitos de vida saludables, no vas a ser la reina del brócoli en navidades, o el rey del smoothie de espinacas y manzana porque es imposible.

Nadie puede resistirse a las bondades de un buen mazapán y no vas a brindar con un batido détox porque para algo está el cava.

Eso sí, también sabes qué es posible mantener a raya las calorías y no sabotear los últimos meses que has cuidado tu alimentación para alcanzar un peso saludable. 

Te recomendamos llevar una “agenda de comilonas”. Sí, así sin anestesia, para que puedas decidir qué días te vas a permitir algunas libertades en tu dieta.

A continuación, te dejamos con algunos consejos para asistir  a esa cena o comida de empresa aunque estés a dieta.

1. Date un respiro

Que no cunda el pánico.

Acepta que no podrás ir a entrenar tanto como quisieras porque son fiestas y están para disfrutarlas.

Perder alguna clase no va a cambiar tu cuerpo y puedes recuperar el ritmo en enero. Aunque ya sabes que tampoco es mala ideal ponerte a dieta antes de Navidad. 

Eso sí, puedes intentar ir a tus recados del día a día caminando y hacer de las escaleras tus mejores aliadas

¡También puedes ser la reina de la pista de baile en la cena de empresa! El caso es ir quemando calorías.

2. Bebe agua con frecuencia

El líquido elemento es el que mejor quita la sed y el más saludable.

Bebe antes de comer para saciar el apetito. Si puedes, ya que estamos en invierno, pide agua del tiempo y si quieres engañar un poco a la vista e imaginar que estas tomando un gin, haz que te la sirvan con una rodaja de limón.

Si no puedes resistir la tentación y te apetece beber un poco, elige una copa de vino seco porque suelen tener menos azúcar, rebaja el alcohol de las copas y opta por los refrescos light o cero.

3. Elige bien el plato principal

Aunque los entrantes sean ensaladas o sopas, tienen salsas o aliños y por tanto, calorías.

Céntrate en un plato principal que realmente te apetezca y te sacie.

Si aun así te apetece un entrante, que por algo estás en la cena de empresa, puedes pedirte una crema de verduras, una ensalada sencilla o un gazpacho. De postre está bien una macedonia de frutas o un sorbete.

4. Vapor, plancha y horno

El modo de cocinado es muy importante y huir de los fritos es fundamental para no abusar de calorías en la cena de empresa.

Nuestro consejo es que descubras las bondades de los platos cocinados al vapor, a la plancha o al horno. Tienen muchas menos calorías que los fritos, rebozados o las tempuras y están deliciosos.

5. Cuidado con las salsas

Sin duda, uno de los placeres de la vida es mojar pan. Pero ojo, que la báscula se puede volver loca.

Por eso, escoge siempre antes un plato con salsa de tomate (tiene menos calorías) en lugar de uno con nata. Si además puedes añadir un poco de chili mejor porque ayuda al buen funcionamiento del metabolismo y da un sabor muy rico que si te gusta, aportará más gracia al plato.

6. Evita el pan en exceso

 Sí, en los restaurantes los hay de todas clases y son rebonitos, pero cuidado porque son calorías que tu cuerpo no necesita

¡No picotees antes de que te traigan la comida! Lo que sí puedes hacer es comer una rebanada durante la cena, pero evitar la tentación desde que lo llevan a la mesa, porque comerás más de la cuenta.

7. La cantidad sí importa

Si estás en la cena de empresa y no quieres estropear demasiado la dieta, presta atención a las cantidades.

De  vez en cuando puedes saltarte la dieta, y eso en estas reuniones con amigos y compañeros es inevitable.

Eso sí, con moderación. No hace falta dejar el plato relimpio, evita terminar las guarniciones como patatas fritas y opta mejor por unas verduritas al vapor.

Como ves, no hace falta renunciar a asistir a esa comida o cena por el simple hecho de estar a dieta estos días. Lo más importante, es que disfrutes y no tengas ningún cargo de conciencia.