7 ideas saludables y ricas para llevar a la piscina más allá de la fruta

El verano es la época, junto a las Navidades, más propicias para aumentar de peso. Es uno de los motivos por los que hacer dieta antes del verano es la mejor opción si no tienes mucha fuerza de voluntad.

En España, más del 50% de personas reconocen cambiar sus hábitos alimenticios en los meses de vacaciones. Y algunos estudios concluyen que uno de cada cuatro engorda en estas fechas. (enlace La Razón: Uno de cada cuatro personas engorda en verano)

Las tardes largas de julio y agosto, los momentos en el chiringuito y sus apetecibles tapas, los helados en piscina o las copas y cañas de las noches con amigos son una tentación. Pero hay tentempiés saludables y ricos que puedes llevarte a la piscina o a la playa para mantener la línea. Al menos, esos momentos no los utilices de excusa para ingerir calorías.

Por tanto, si estás siguiendo una dieta o rutina de alimentación para adelgazar o mantener tu peso ideal, lo mejor es que te cuides también en verano. Y que las vacaciones alteren lo menos posible tus hábitos sanos.

Comidas saludables para la piscina

Macedonias de frutas

Con el calor, la fruta apetece porque refresca. En de llevarte una pieza de fruta, quizás una macedonia colorida y variada sea la mejor opción.

Adereza con zumo y procura no añadir azúcar. Naranja, melón, sandía, melocotón…busca las que más te gusten porque la mayoría combinan bien entre sí.

Y si añades un poco de limón evitarás que se oxide, en caso de que vayan a pasar varias horas hasta su consumo.

Ensaladas variadas

Otro tentempié saludable ideal para la piscina o la playa es una ensalada. Si vas a comer allí, no hace falta hacerlo a base de bocadillos o pescado frito.

Cada día puedes buscar unos ingredientes distintos y así no tienes la sensación de que comes siempre lo mismo.

Si te gusta la pasta, añade atún al natural, tomates cherries y mozarella fresca. O si prefieres el pollo, una ensalada con quinoa, rúcula, pechuga y aderezada con vinagreta de frutos rojos.

Busca diferentes ingredientes y combinaciones y disfruta de comidas sanas y apetecibles en cualquier lugar.

Sandwiches vegetales

Hoy día encuentras todo tipo de pan en el supermercado. Si te gusta el pan de molde, los hay integrales, con semillas o cereales que además de saludables son ricos en fibra.

Un sándwich relleno con pavo, atún, maíz, pollo, manzana o queso fresco gusta a todo el mundo. Te saciará y servirá de merienda a media mañana o media tarde.

Eso sí. Evita las salsas que además de engordar puedan estropearse con el calor, como la mayonesa y otras cremas con huevo.

Igual que las ensaladas o macedonias, ve variando entre unos alimentos y otros.

Bollería hecha en casa

Si tu mayor tentación es el dulce, al menos reduce las calorías, grasas y conservantes de la bollería industrial.

Siempre es mejor preparar algo en casa que comprarte un bollo en el chiringuito o el bar de la piscina.

Y si no te importa, utiliza harina integral y reduce el azúcar. Puedes conseguir dulces ricos y más sanos ideales para saciar tu apetito en esos momentos de ocio.

Frutos secos

Las patatas fritas y ese tipo de snacks hay que evitarlos. No pasa nada porque un día piques siempre que no se convierta en costumbre.

Lo mejor es que te lleves una bolsita con nueces, pipas de calabaza, avellanas, altramuces o almendras que son muy saludables.

Te quitarán el gusanillo de los aperitivos salados y no lo notarás tanto en la cintura del pantalón.

 Barritas de cereales caseras

Con o sin azúcar, con avena, frutos secos e incluso chocolate y frutas. La variedad es enorme.

Sin embargo, es cierto que muchas de esos snacks que se venden bajo la etiqueta de “sanos” no lo son tanto.

Algunas tienen demasiadas calorías, grasas saturadas y azúcares refinados que no te convienen nada para mantener tu peso.

En Internet encontrarás recetas para hacer esas barritas de cereales caseras de forma fácil y rápida. Tan solo necesitas los cereales, frutos rojos, frutos secos, muesli, yogur y azúcar. Te sorprenderá ver lo fáciles que son.

Chips vegetales o snacks de frutas

Las patatas fritas además de estar riquísimas son adictivas. Una vez que abres la bolsa no puedes parar y eso no es muy saludable que digamos.

La cantidad de calorías que puede tener una bolsa puede equivaler a las recomendadas para todo el día.

Ese picoteo constante no es tan dramático si es a base de chips vegetales. Los puedes comprar de zanahoria, boniato o remolacha y están más buenos de lo que crees.

También hay bolsitas de frutas secas deshidratadas como manzana, piña o plátano que sacian bastante y son una alternativa más saludable para llevar a la piscina.

Ya ves que la excusa de estar de vacaciones o pasar las tardes en la piscina no sirve para cambiar tus hábitos alimentarios. No hace falta obsesionarse y cuando estás de vacaciones, saltarse las normas y darse algún capricho es comprensible.

Pero no te acostumbres si no quieres arrepentirte cuando acabe esta época y tengas que volver a ponerte esos vaqueros que tan bien te sentaban antes del verano.

Y tú, ¿eres de los que engorda o se mantiene a pesar de los cambios de rutinas?