Alimentos prohibidos y permitidos durante una dieta de pérdida de peso

Los alimentos prohibidos en una dieta para perder peso suelen coincidir en la mayoría de ocasiones. Especialmente, las primeras semanas y cuando tus hábitos requieren un cambio paulatino que más adelante puedas mantener en el tiempo.

Durante una dieta, tienes tentaciones que a veces son difíciles de evitar, pero que una vez superadas, estarás mucho más cerca de la meta que te has marcado.

Si tu objetivo es llegar a un peso óptimo, ya sabes que la alimentación es el primer paso una vez que has detectado la causa de tu sobrepeso. Porque puede que el problema no sea la comida, sino que influyan otros factores que desconoces y necesites acudir a un nutricionista.

Seguir un régimen para adelgazar por una temporada y sufrir el efecto rebote no tiene mucho sentido. Y menos, recuperar lo perdido en mucho menos tiempo de lo que has empleado en deshacerte de esos kilos.

Hay algunos consejos que puedes seguir para llegar con éxito hasta el final de una dieta pero toma nota también de los alimentos que normalmente tendrás que eliminar durante la fase inicial de adelgazamiento en la mayoría de dietas que sigas.

Te damos un listado con aquellos grupos de alimentos que se incluyen en las dietas para que sepas, a grandes rasgos, cuáles son los más aconsejables y aquellos que es mejor evitar o al menos limitar su consumo al menos durante la fase de pérdida de peso. Una vez superada, podrás ir incorporándolos a tu día a día, como te indicará tu nutricionista si es que recurres a un profesional para que te ayude.

Los alimentos más adictivos

Hay una serie de alimentos que será mejor que no tengas en casa para evitar tentaciones y que son considerados adictivos.

  • Los dulces como el chocolate, la bollería, las galletas, los helados y en general, los postres.
  • Los snacks salados como galletitas, patatas fritas, aperitivos de maíz, snacks de sabores intensos que se absorben rápido. (Cuanto más sabor, como a queso, barbacoa, jamón…más adicción crean y no podrás parar hasta terminar con la bolsa).
  • La comida rápida tipo pizzas, hamburguesas, perritos calientes, frituras como roquetas, empanadillas, precocinados, rebozados…
  • La pasta y arroces, especialmente con sus correspondientes salsas y condimentos.

Las carnes restringidas y permitidas en una dieta

Las mejores dietas son las que incluyen todos los grupos de alimentos, cada uno en su justa medida. Incluir en la alimentación, carnes, pescados, lácteos, huevos, frutas y verduras es indispensable para adquirir esos hábitos saludables a los que debes orientar la dieta.

De esa forma, aprenderás a comer sano y será mucho más complicado volver a recuperar el peso perdido.

En cuanto a la carne, hay algunas más adecuadas que otras:

Carnes que sí puedes comer:

Ternera, buey, jamón serrano, jamón ibérico, jamón de pavo y de pollo, cecina ahumada, jamón york 0%, gallina, pavo, pollo, caza menor (conejo, perdiz.

Y también vísceras, como hígado, riñón y del cerdo, las partes del solomillo y lomo.

Carnes que debes evitar:

Del cerdo: las chuletas, pancetas, costillas y restos de partes.

El cordero en general.

La caza mayor, como el jabalí, corzo, ciervo o el venado.

Y también el pato, la oca y la piel de aves, incluso la del pollo.

Los pescados que puedes comer y que no debes en una dieta

Respecto a los pescados, están permitidos en general casi todos e incluso las conservas al natural.

Lo que debes restringir son aquellas conservas que van en aceite o en escabeche, así como los palitos de cangrejo, surimi o gulas y el salmón ahumado, que es más graso.

Las dietas y los lácteos

En una dieta de pérdida de peso, lo ideal es que cambies los lácteos más grasos por los desnatados.

Sustituye la leche entera por desnatada y haz lo mismo con los yogures, evitando aquellos que llevan trozos de frutas o muesli, que ya tendrás tiempo de incluir.

Con los quesos, acostúmbrate a los blandos o al requesón 0%

Verduras y frutas que es mejor evitar

Una alimentación saludable incluye vegetales, legumbres y por supuesto fruta.

De hecho, ya sabes que hay dietas exclusivas con estos grupos de alimentos, que muchos dietistas desaconsejan.

Aunque creas que todas las frutas o verduras están permitidas y puedes comer lo que te de la gana, en realidad hay algunas que tendrás que limitar si quieres resultados y si tienes sobrepeso.

Las frutas prácticamente todas están permitidas, a excepción del aguacate que es la más grasa. Y con las verduras, las menos recomendadas en las primeras semanas de una dieta para perder peso están las habas, el maíz, la remolacha, la patata y los guisantes.

 Condimentos permitidos en una dieta

Cambiar los hábitos alimentarios no es fácil. El metabolismo necesita su tiempo para procesar las comidas y te irás adaptando poco a poco.

Sustituir tus macarrones con tomate frito por brócoli o calabacín hervido te costará, pero siempre se lleva mejor si aderezas tus platos con condimentos siempre y cuando que no estropees el plato principal con ellos.

Desde la Escuela de Reeducación Alimentaria Escudiet, aconsejamos los siguientes condimentos en las dietas de pérdida de peso:

  • Permitidos: Ajo, albahaca, aromas sin azúcar, azafrán, cacao sin azúcar, caldo concentrado, canela, clavos, comino, cilantro, edulcorante (aspartamo, estevia…), estragón, jengibre, zumo de limón, menta, nuez moscada, perejil, pimentón, pimienta, romero, salsa de soja, salvado de avena, salvado de trigo, vainilla, mostaza Dijon, sal, vinagre y aceite de oliva.
  • Con control: Gelatina en polvo, aceite de girasol o colza, maicena, mayonesa casera, kétchup light y salsa de tomate.
  • Prohibidos: Las mantequillas y margarinas, los chocolates, la nata líquida, el kétchup, la mayonesa industrial, las aceitunas, los frutos secos, el azúcar y el aceite de parafina.

En cuanto a los huevos, los puedes comer de gallina y cordorniz, y sobre los mariscos, también tienes vía libre.

Está claro que las dietas suponen un esfuerzo y que el éxito dependerá de ti. Sin embargo, buscar ayuda profesional es una manera de motivarte y encontrar ese impulso que necesitas para no tirar la toalla y seguir unas pautas alimentarias que te servirán para mantener el peso logrado para siempre.