Cómo eliminar los excesos de la Navidad, sin matarte en el gimnasio ni pasar hambre

como eliminar los excesos de la navidad

 Está claro. Por mucho que te lo propongas todos los años, al final te pasas con la comida y la bebida. Y buscas cómo eliminar los excesos de la Navidad.

Da igual que sean dulces o salados.

Prácticamente todo el mes de diciembre estamos avocados a consumir más calorías de lo habitual. Las comidas y cenas de empresa, las cañas con los amigos que hace tiempo no ves, las reuniones familiares…

Y esas bandejas de turrones, mazapanes y bombones que nos ponen hasta en la sopa.

Pero cuando todo termina y te enfundas en tus pantalones, te entra el pánico porque eres consciente de que esos excesos de la Navidad han afectado a tu silueta.

Así es que, te lo vuelves a proponer: este año me pongo a dieta.

Empiezas a buscar menús para adelgazar, incluso haces algo de deporte, sales a caminar o te apuntas al gimnasio. Pero en realidad, sabes que tarde o temprano volverás a caer y esos objetivos se irán difuminando con el paso de las semanas.

En Escudiet, el 99% de las personas que recurren al programa para bajar de peso ha intentado no una vez sino varias ponerse a dieta sin éxito.

Por eso, ofrecemos el único método que de verdad sabemos que ayuda a adelgazar y que el resultado sea a largo plazo. Es decir, sin efecto rebote y sin recuperarlo en cuanto dejas la dieta.

Lo que tú buscas ahora es la manera más rápida de quitarte esos kilos de más que has ganado debido a los excesos navideños. Así es que, sigue estos consejos para no pasar hambre y disfrutar del proceso (en la medida de lo posible).

dietistas en Plasencia

Cuidado con las dietas détox

Seguro que alguna vez te lo han recomendado. O incluso has probado unos días a base de zumos o batidos verdes para deshincharte.

Eliminar los excesos de la Navidad no es cuestión de dejar de comer sólidos unos días.

Porque ese tipo de dietas depurativas puede traer consecuencias negativas. Y al final, es peor el remedio que la enfermedad.

Así es que, en lugar de dejar de comer, empieza por cambiar tus hábitos hacia unos mucho más saludables.

Deshazte de los productos navideños

¿Qué fecha de caducidad tienen los turrones que compraste? Probablemente hasta el mes de agosto o incluso más.

Esas “sobras” de polvorones, mazapanes, bombones, cava… que tienes en casa, aunque fueran para los invitados, son muy traicioneras. Y en un momento de bajón es muy fácil tirar de ellas si las tienes en la despensa.

Así es que, sigue este consejo a rajatabla. Dona esos dulces (porque tirar la comida está muy feo) o entrégalos en algún comedor social.

Lo importante es que no los tengas a mano.

Más ejercicio y menos coche

Sabemos que no es nada nuevo. Pero conviene recordar que además de una alimentación sana, hay que moverse.

Y no solo para mantener la figura sino también por salud.

No hace falta que te mates en un gimnasio, porque durarás dos días. Ni que salgas a correr una maratón al parque más cercano.  Si no estás acostumbrado, es un riesgo.

Pero sí que te muevas, que dejes el coche y vayas caminando a trabajar, que subas las escaleras en lugar de coger el ascensor y que, cada día, procures pasear al menos 45 minutos porque activa la circulación y te ayuda a quemar calorías.

Aquí tienes algunos deportes para principiantes que puedes iniciar este año sin pereza.

Aléjate de los fritos y enamórate del horno

Encender el fuego y llenar la sartén de aceite es muy socorrido para freír unas croquetas, empanadillas o pechugas empanadas cuando no sabes qué cocinar.

Pero en realidad, esas frituras no ayudan a eliminar los excesos de la Navidad sino todo lo contrario.

Si estás pensando que este año no vas a caer en eso, empieza por no comprar nada que deba cocinarse con abundante aceite. Y si el tiempo es la excusa, busca alimentos congelados que puedas cocinar al horno o a la plancha.

Aunque si prefieres lo fresco, pásate por la pescadería y elige dorada, lubina, merluza…y otros pescados que al horno quedan riquísimos.

En el caso de la carne, también se puede hacer al horno o a la plancha. Y mucho mejor las carnes blancas que las rojas, y las aves como el pollo, el pavo o el conejo. Tienen mucha menos grasa.

Líquidos siempre cerca

Ya lo sabes. Hay que beber agua a diario, y no solamente durante las comidas.

Las cantidades recomendadas suelen oscilar entre los 2 y 2,5 litros, pero a mucha gente le cuesta. De hecho, hay personas que dicen “es que el agua no me gusta”.

Resulta extraño teniendo en cuenta que es insípida, pero es bastante habitual.

Así es que, si es tu caso, al menos prepárate infusiones a media mañana o media tarde y ve probando con la gran variedad que hay hoy día en cualquier supermercado. Seguro que encuentras algún sabor que te gusta y te apetece.

Olvídate de que los refrescos light o sin alcohol son aptos para perder peso.

Las cenas casi para merendar

En España estamos acostumbrados a cenar demasiado tarde. Y eso lo vemos cuando viajamos, con los comedores llenos a media tarde de extranjeros pidiendo su cena.

Es un hábito que quizás te cueste cambiar. Pero es el momento de intentarlo, ¿no crees?

Lo mejor es cenar pronto y de forma ligera, sin atiborrarte. Si quieres eliminar los excesos de los días de fiesta, puedes optar por fruta depurativa como la piña, en una ensalada, queso fresco sin grasa y un yogur desnatado.

La idea es que pasen al menos dos horas desde que acabas la cena hasta que te vas a la cama, pero si es más, mejor.

Empieza por cambiar los desayunos

Un café con leche, dos cucharadas de azúcar y un par de tostadas con mantequilla y mermelada.

¿Te suena? Si no es tu desayuno habitual puede que sea aún peor.

Porque es muy típico en nuestro país desayunar café y algo dulce. O una tosta de jamón, tomate y aceite.

No decimos que esté mal. Pero tú quieres adelgazar y eso no te ayuda.

Lo mejor es tirar de cereales (no los del súper repletos de azúcar), sino copos de avena, frutos secos como avellanas, almendras, nueces….fruta y algún lácteo.

Aquí puedes ver ideas de boles de desayuno ricos y saludables.

Y también te damos ideas en este post de desayunos que no incluyen el café, si estás aburrido de tomar siempre lo mismo.

¿Qué consejo te parece más difícil y cuál es el que tienes claro que empezarás a seguir desde mañana mismo? Si tienes alguna idea más, déjanos un comentario y comparte con la comunidad de Escudiet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *