Comer en el trabajo estando a dieta es mucho más fácil con estos tips

comer en el trabajo estando a dieta

Si tienes que comer en el trabajo y estás a dieta, no te queda otra que llevarte el tupper. Seguro que hay veces que ni paras 15 minutos para comer y eso a la larga, te pasará factura en la báscula.

¿Qué me llevo cada día que sea saludable, me aporte energía y no tenga demasiadas calorías?,¿como con mis compañeros o lo hago solo?, ¿dedico 10 minutos ó mejor 30?

Son preguntas que puedes hacerte y que te hacen dudar si ha sido buena idea ponerte a dieta sabiendo que no te da tiempo a regresar a casa a la hora de comer.

Lo primero que te diremos es que es importante masticar bien y digerir correctamente los alimentos.

Estos son procesos claves a la hora de hacer la digestión y puedes tener problemas en relacionados con este aparato si no comes bien.

Ni siquiera digerirás los nutrientes de forma adecuada.

Además, si tu organismo no absorbe los nutrientes, aumentará la sensación de hambre y, por tanto, el riesgo de sufrir sobrepeso.

Come tranquila, huye de las pantallas

Comer y trabajar a la vez es una mala costumbre que se está instaurando en nuestros días.

Con el auge de los negocios digitales, nuevos perfiles profesionales y el trabajo freelance está habiendo más problemas de salud debido a los malos hábitos a la hora de comer.

Hay que parar, coger aire y desconectar para luego seguir.

Tu salud no se verá resentida únicamente por el peso, sino que hay elementos en tu escritorio como son el ratón, el teléfono o el teclado que acumulan suciedad y polvo.

Estas bacterias campan a sus anchas por tu mesa sin que te des cuenta y suponen un riesgo importante porque puedes coger infecciones como resfriados o gastroenteritis.

Debes cuidar también tu postura corporal y llevar una alimentación saludable en la oficina. Te vamos a contar cómo puedes hacerlo.

Pica, pero pica bien

Es natural que te entre hambre a lo largo de la mañana o de la tarde.

Y sí, picar entre horas está permitido si son alimentos saludables, bajos en grasa, sin azúcares añadidos y que no aporten muchas calorías ¿Qué tal una manzana a media mañana?

Aquí tienes algunas ideas de picoteo saludable que puedes llevarte.

Si lo haces bien, llegarás con menos hambre y ansiedad a la hora de la cena y evitarás los temidos atracones.

 Lleva encima la cantidad exacta que vas a consumir para evitar comer de más.

Por ejemplo, coge un par de tortitas de arroz y no el paquete entero.

Cógele el gusto a los frutos secos

Sí, aportan calorías, pero también omega 3, fibra, selenio, proteínas y vitamina E.

Lo recomendable es que tomes un puñado de entre 6 y 8 nueces o almendras a media mañana o para merendar.

Así, aprovecharás los beneficios y quemarás las calorías a lo largo del día.

Debes saber también que los frutos secos son un gran aliado para prevenir las enfermedades cardiovasculares y coronarias.

Una botella de agua siempre al lado

Ya sabes lo importante que es una buena hidratación y para ello lo mejor es el agua.

Un truco: ten siempre una botella de agua al lado para ir tomándola a lo largo de la jornada laboral.

 Te aconsejamos también que sea de metal, que, además de ser más sostenible, conserva mucho mejor el líquido elemento. Olvídate del plástico y de reutilizar esa botella de agua mineral que compraste hace una semana porque tiene no es aconsejable.

Este hábito tan saludable de beber agua te quitará de antojos.

Igualmente, es importante que el agua esté fresca pero no demasiado fría porque podría perjudicar a tu sistema digestivo.

Come cada tres horas

Dicen los expertos que lo ideal es comer cinco veces al día, lo que hace que comer cada 3 o 4 horas sea lo más indicado para tener unos hábitos de vida saludables y no pasar hambre.

Esto es así porque las bajadas de azúcar en sangre provocan ansiedad y ganas de picotear casi siempre dulce.

Tienes que dividir tu dieta en dos comidas más fuertes: desayuno y comida y el resto más ligeras, en especial la cena.

Apuesta por las sopas, las ensaladas y las verduras en tu última comida del día.

Te recordamos que las frutas y los frutos secos son los mejores tentempiés a media mañana y a media tarde para comer en el trabajo.

Aprovecha el finde para cocinar

Piensa en que vas a tener una cita superespecial y quieres sorprender con tus platos para esforzarte en hacer un menú semanal rico y variado.

Si tienes que llevarte la comida a la oficina, que no sea siempre lo mismo. Puedes hacerte un montón de ensaladas, una cada día y diferentes con legumbres, arroz, pasta integral, quinoa…

Lo suyo es que el fin de semana lo dedique a hervir la pasta o cocer las legumbres y así ya solo tienes que aliñar y añadir ingredientes frescos antes de irte a la oficina.

Y si tienes microondas para calentar, también puedes prepararte alguna crema de verduras.

Planifica tu menú semanal

Que comas en la oficina no es que tengas que comer mal, sino que puedes planificar un menú saludable para la semana y seguir con tu dieta de pérdida de peso.

Así, si no se te ocurre en el momento qué cocinar, lo tienes por escrito.

Muy recomendable es tenerlo en la nevera con un imán. ¡No te quedará más remedio que verlo!

Muchas veces, nos agobia solo el pensar qué comer cada día y con la pereza recurrimos siempre a lo mismo. Cuando estás a dieta, acabas con lo de siempre y al final eso hace que no llegues hasta el final y no consigas tu objetivo.

Aquí tienes algunos tips para no abandonar tu dieta antes de tiempo.

Delicias de tupper

Es lo más practico para comer en el trabajo y elige los de cristal frente al plástico porque conservan mejor los alimentos.

Intenta eso sí, cocinar a la plancha, al vapor, al wok o en papillote.

Una clásica ensalada es una buena opción. Aunque si quieres bajar algunos kilos, evita las salsas y añade una cucharada de aceite de oliva o hierbas aromáticas que dan sabor.

Aunque, si te apetece innovar puedes probar con una ensalada de gulas y salmón, un arroz con setas, atún encebollado o lomo de salmón con salsa teriyaki sobre verduras salteadas.

Todo riquísimo, fácil de cocinar y conservar.

Puedes seguir algunos blogs y canales de cocina para buscar ideas para tus platos para comer sano siempre, tanto en casa como en el trabajo.

Controla las porciones

Hazte las raciones justas para saciarte y evitar caer en picoteos calóricos o azucarados.

Además, es bueno que también lleves una rebanada de pan integral (que así controlas la ración justa), que te aportará hidratos saciantes y fibra.

No es cuestión de quedarte con hambre, si no de comer lo justo. Porque si algún compañero lleva algo más apetecible puede tentarte para probar su exquisito menú.

Como ves, es posible estar a dieta y comer en el trabajo siempre con estos consejos sencillos.

Te recomendamos que, comas donde comas, transformes tus hábitos de vida en saludables con una dieta variada y equilibrada. No te olvides de tener un estilo de vida activo practicando un mínimo de 3 horas a la semana de deporte o al menos, caminando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *