Opciones de desayuno saludable que te aportan energía sin incluir el café

alternativas al cafe para desayunar

El café es uno de los alimentos más comunes en el desayuno de los españoles. En sus distintas variantes, solo, con leche, cortado, caliente, con hielo…. muchas personas no salen de casa sin su café de primera hora del día.

Y los que no lo hacen en casa, lo toman fuera o a media mañana, cuando hacen un descanso en sus puestos de trabajo.

La mayoría cree que “lo necesita” para empezar el día con energía, para activarse y afrontar con vitalidad el resto de la jornada. Pero en realidad, sus efectos casi inmediatos desaparecen a las pocas horas.

Seguro que, si eres de esas personas que comienzan con un café, no es el único que tomas y sientes que cada X tiempo necesitas tu dosis de cafeína para continuar.

Puede que estés un poco harto de desayunar siempre lo mismo, de que tu médico te haya recomendado eliminar el café de tu dieta por algún problema de salud o simplemente quieras probar alimentos distintos.

Está bien. Has decidido dejar de tomar café o al menos, no depender de él.

Pero te preguntas, ¿qué puedo desayunar para tener energía sin incluir el café que sea saludable y esté rico?

Alternativas al café para desayunar 

Las opciones son muchas. Y en cuanto pruebes, verás como ya no “necesitas” esa taza que ahora consideras imprescindible.

Vamos a darte algunas ideas para que empieces el día con energía y disfrutes de tus desayunos, vayas donde vayas.

Macedonia de plátano y otras frutas

Sin duda todo un acierto a primera hora.

La fruta es siempre una alternativa saludable a cualquier otro alimento como el pan, la bollería o el café.

Puedes echarte en un buen bol lo que más te guste, naranjas de temporada, melocotón, piña, fresas… Pero te recomendamos que siempre incluyas un plátano porque su alta concentración de potasio, entre otros nutrientes, contribuye a que te mantengas con energía.

De hecho, solo tienes que fijarte en lo que llevan los deportistas siempre: bananas o plátanos.

Espolvorea con alguna especia como la canela, o añade algunas semillas, frutos secos o cereales integrales y será un desayuno completo y equilibrado.

Cuajada o tostadas integrales con miel

Aunque la miel tiene calorías y si estás a dieta para perder peso no deberías incluirla en tu alimentación, puedes endulzar tus bebidas o tus comidas con una cucharadita si quieres energía y no estás en plena dieta.

Y es que la miel, al contener azúcares permanece más tiempo en el organismo que la cafeína y te ayudará a afrontar bien el día.

Puedes echártela en una cuajada por ejemplo o en un yogur natural y añadir algunos frutos secos o copos de avena.

También puedes hacerte una tostada de pan integral con miel.

Eso sí, procura que el pan sea realmente integral, porque hay alimentos que aparentan lo que no son y este es uno de ellos.

De hecho, recientemente ha salido una nueva ley de etiquetado del pan para que no tengas más esa confusión.

Semillas de chía

La chía es uno de esos alimentos que últimamente son muy demandados por personas que buscan un estilo de vida saludable.

Es muy normal ver bolsitas con estas semillas en los supermercados.

Si aún no las has probado, opta por empezar el día con un puñado siempre mezclado en algún líquido o yogur e incluso en la fruta.

 Es una opción muy saludable como alternativa al café porque aporta mucha fibra, contienen una alta concentración de nutrientes, antioxidantes y ácido grasos Omega 3.

También tienen un gran poder détox, siendo perfectas para depurar el organismo.

Una infusión de hierbas y/o especias

Las infusiones se pueden tomar durante todo el año. Si hace mucho calor, quizás te apetezca más fría y en invierno, bien calentita te sentará fenomenal.

Aunque el té, por su teína, es similar a los efectos de la cafeína, puede que su sabor no te agrade mucho. Pero infusiones hay miles y seguro que encuentras alguna hierba que te guste.

Más allá del té, la manzanilla, la menta o el poleo, puedes escoger infusión de cola de caballo, de tomillo y llantén, de ginkgo biloba (ideal para la circulación), de espino blanco…

Ve probando y poco a poco dejarás de echar de menos el café en tus desayunos.

Si te gustan los sabores más intensos, recurre a infusiones hechas con especias como la cúrcuma o el jengibre.

 

Smoothie verde

Los batidos con hojas verdes o verduras varias triunfan cada vez más.

Y es que su sabor no es como te imaginas, sino que es bastante rico y además te aporta mucha vitalidad.

Al principio, puede resultarte extraño echarte zanahoria o espinacas, pero si lo mezclas con manzana, zumo de naranja, un poco de jengibre, pera o añades frutos rojos, su sabor cambia.

Enseguida notarás sus efectos sobre tu organismo y verás como te acostumbras rápido y no puedes prescindir de ellos.

Aquí tienes algunas ideas de batidos saludables con diferentes frutas y verduras que te puedes preparar en casa en pocos minutos. 

Zumos de fruta

Mientras que el café tiene pocas variantes, las posibilidades de los zumos son infinitas.

Puedes usar cualquier tipo de fruta de temporada y probar con distintas mezclas.

Nunca te vas a aburrir porque si quieres, cada día tienes una opción: manzana, plátano, melocotón, melón, sandía, naranja, pera, arándanos, fresas, papaya, mango, piña…

 Lo ideal es que no lo tomes solo, para que rebajar su índice glucémico. Añade algún otro alimento que retrase su absorción y que además te sacie como un bol con cereales integrales, copos de avena o semillas de chía.

Si tienes el hábito de tomar café, al principio te va a costar. Pondrás muchas excusas como que no tienes los productos o que no te da tiempo a prepararte otra cosa.

Pero es cuestión de probar, de ir acostumbrándote a nuevos sabores y de experimentar los efectos positivos sobre tu organismo. Sin darte cuenta, habrás cambiado tus hábitos hacia unos mucho más saludables.

¿Cuál es la alternativa al café que más te convence? Déjanos un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *