¿Evento a la vista? Disfruta cualquier ocasión sin sacrificar tu dieta

como disfrutar de un evento a dieta

La vida está hecha para disfrutarla y uno de los mayores placeres es la comida, sobre la que gira cualquier evento u ocasión especial.

Pero en esas situaciones que vivimos, normalmente lo que más vemos y apetece son alimentos poco “saludables.

Puedes seguir algunos trucos si estás a dieta y tienes una boda, pero también si quieres celebrar un cumpleaños, acudir a una despedida o a una comida o cena con amigos.

Hay que ver qué rico que está todo lo que engorda y lo bien que sienta de de vez en cuando, sobre todo cuando son alimentos ‘prohibidos’.

Es imposible controlar todo el tiempo los alimentos que comes y llevar una alimentación saludable al 100%.

Este dato puede resultar negativo a la hora de perder peso y por eso, nace el concepto de ‘cheatmeal’ o el día trampa. Consiste en olvidarse de la calorías en determinados días, sin remordimientos.

¿Tienes una ocasión especial? Date un capricho

Para que una dieta sea adecuada debe incluir esos caprichos de vez en cuando, como un helado o un trozo de tarta, porque así disfrutarás más del placer de comer.

Evidentemente, el truco para ‘saltarse bien la dieta’ es controlar la cantidad y la frecuencia en la que cometes un exceso calórico.

Por ejemplo, si tienes una cena de amigos o un cumpleaños, tienes que permitirte beber un poco de vino, tomar aperitivos y probar el pastel.

Debes pensar que estos caprichitos son un extra en tu vida y debes reducir su consumo sin obsesionarte con prohibirlo.

Si interiorizas que no hay alimentos prohibidos te sentirás más libre a la hora de poder comer de todo y tu ansiedad bajará de forma considerable. Con todo esto, aunque pueda parecer una contradicción, aprenderás a detectar y limitar el consumo de alimentos poco saludables.

Comida saludable: rica, sabrosa y saciante

Ten en cuenta que la comida saludable es también deliciosa y no tiene nada que envidiarle en cuanto a sabor a la comida basura.

No dejes de mirar en internet mil y una recetas saludables y ligeras, solamente necesitas imaginación y práctica para hacerte unos menús riquísimos.

Otra cosa que debes saber es que hay días y días, pero no es bueno premiarte con una comida-capricho.

Así solo conseguirás que tu cabeza asocie los alimentos ricos en azúcares y grasas como una cosa buena.

Si de verdad quieres sentirte bien después de un día estresante ponte a comer frutas, verduras y alimentos cocinados al vapor o a la plancha. El verdadero premio es tener una buena salud y sentirse bien.

Asimismo, no solo las calorías y los azúcares son perjudiciales, sino que también existen las llamadas grasas trans o el azúcar refinado, que poco bien le harán a tu organismo.

Una vez sabes todo esto, ya puedes comenzar a comer mejor pero permitiéndote un extra en días señalados. ¡A nadie le amarga un dulce!

Alimentos que debes evitar

Un día es un día y es inevitable probar las salsas, el vino, la tarta  o incluso un digestivo.

Todos los embutidos grasos, los rebozados y fritos, aceites, mantequillas, salsas, dulces, el alcohol y sus calorías vacías, así como los aperitivos o la comida rápida, pueden hacerte aumentar de peso.

Pero solo si los conviertes en un hábito, casi sin darte cuenta.

Si el evento no lo has organizado tú y el menú depende de otras personas, busca algún alimento cocinado a la plancha, al vapor o al horno, que puedes tomar como plato principal sin abusar de las salsas.

Puedes darte el capricho que más te guste. Si te chiflan los dulces o los rebozados, pues opta por una de las dos cosas, pero no peques con los dos.

Eso sí, trata de evitar alimentos que puedes comer a diario y no abuses del resto para compensar este extra.

¡Controla los excesos!

Haz la lista de la compra y planifica tu menú semanal: una buena dieta saludable empieza el día de la compra.

Si te has pasado comprando alimentos ‘prohibidos’ te los vas a comer. Intenta evitar los pasillos de dulces y precocinados en el súper y no caerás en la tentación.

No tengas un día trampa fijo (por ejemplo, los viernes toca cenar burguer porque he tenido una semana muy dura y me lo he ganado).

Mejor traza un plan B para esto, que seguro que tu vida social da mucho de sí. Coloca tu extra en la bodas, en las reuniones con amigos, comilonas familiares, cumpleaños… Así solo te saltarás tu dieta una vez y no varias.

No almacenes dulces ni fritos: cuando no puedas más y te apetezca comer una pizca de algo hipercalórico es mejor que lo compres y lo comas el mismo día. Si lo almacenas acabarás comiendo de más.

Intenta anticiparte a la ansiedad: no compres aquello por lo que sientes debilidad y busca una alternativa saludable antes de que te entre hambre. ¿Qué tal comer fruta a media mañana o al merendar?

Engaña a tu mente: hay alternativas saludables a los aperitivos.

¿Qué te parece preparar en casa palomitas con poco aceite? Son mucho mejor que las patatas fritas de bolsa. Utiliza especias en vez de sal o salsas y apuesta por la fruta dulce como ciruelas o pasas en vez de postres con azúcares refinados como natillas o arroz con leche.

Estos trucos también sirven para elegir en un bufé o el menú de una boda.

¡Muévete!: Cuando sepas la fecha de celebración en la que, seguro, vas a pasarte, aumenta tu rutina de ejercicios tanto los días previos como los posteriores para compensar.

Agua y fibra: gazpachos, sopas y vegetales crudos (sobre todo de hojas) son a partir de ahora tus mejores amigos. Además, trata de incrementar la ingesta de verduras, fruta, legumbres o cereales integrales, todos ellos contienen mucha fibra que ayudará a tu bienestar.

Controla tu peso: es verdad que la báscula no puede obsesionarte, pero tienes que adaptar tu dieta a tus necesidades.

Si ves que te sobran unos kilos, debes limitar un poco el consumo de extras.

Escapa del sofá. Si pasas mucho tiempo sentada gastarás muy poca energía y tienes que comer menos para mantener tu peso ideal.

Piensa una cosa: por cada hora sentada 10 minutos de movimiento ¡Ya verás como da resultado!

Como has visto, con un poco de sentido común, planificación y ejercicio físico, saltarse la dieta  no es tan complicado.

Un último consejo: trata de evitar pensar eso de estoy a dieta porque puede generarte ansiedad por comer, tan solo tienes que llevar un estilo de vida saludable para detectar los extras pero sin limitarte en exceso.

Y recuerda que todo forma parte de una aprendizaje y debes conocer tu cuerpo, tus necesidades y tu peso ideal para tener un estilo de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *