¿Te caducan siempre los alimentos? Estos 6 son seguros después de la fecha

alimentos caducados seguros

Es muy normal.

Vas al súper, compras más de lo que necesitas por si acaso y al final no lo consumes a tiempo.

La fecha de caducidad de los alimentos hay que tenerla en cuenta, porque cuando pasa muchos están en mal estado y pueden hacer daño al estómago.

Sin embargo, si eres de esas personas que con frecuencia llena el frigorífico o la despensa demasiado y cuando te das cuenta y quieres comer algo, han pasado días, semanas o incluso meses de la fecha impresa en el envase, te interesa esta información.

Porque, ya lo dijo el entonces ministro de Sanidad, Miguel Arias Cañete, que se come los yogures sin mirar el día que caducaron.

Y es que, muchas veces, desperdiciamos demasiada comida que va a la basura en buen estado y que además supone un despilfarro en la mayoría de hogares.

Algunos productos puedes consumirlos de forma segura, sin miedo a sufrir consecuencias, como los que te listamos a continuación.

Los yogures

Identificar un yogur en mal estado es fácil. Su olor y su textura cambian y nada más abrirlo te das cuenta.

Por tanto, no necesitas mirar la fecha para saber si puedes comértelo o no.

Los fermentos activos de los yogures, sobre todo de los naturales, aumentan su acidez y evitan la producción de microorganismos, por lo que no es perjudicial tomarlo pasada la fecha.

Pero, con una simple cucharada te darás cuenta de si es óptimo para el consumo o es mejor desecharlo.

Las legumbres

¿Tienes un paquete de lentejas y cuando has ido a mirar para ponerlas en remojo te has dado cuenta de que caducaron el mes pasado?

No te preocupes.

Si las has conservado bien, en su envase o en un bote resguardadas de la humedad, no hay peligro.

Son uno de los alimentos que se nos pueden pasar, sobre todo si los consumes más en invierno y te olvidas de ellos en los meses de calor.

Aunque si te gustan las ensaladas, o estás siguiendo una dieta para perder peso, las lugumbres son buenas aliadas en cualquier época del año.

Los frutos secos

Al igual que ocurre con las legumbres, si compras nueces, almendras, avellanas…por ejemplo para cocinar o hacer un plato especial, pero no las consumes a menudo, es frecuente que caduquen.

Sin embargo, siempre y cuando estén bien guardados en lugar seco y a temperatura ambiente, no hay problema.

Tampoco es cuestión de dejarlos un año, porque además de que pueden sentar mal, su sabor y textura cambian y se quedan rancios.

Las pastas y/o arroz

Macarrones, spaguettis, arroz redondo, largo…Además de que es difícil apreciar su mal estado, no suelen causar ningún problema.

Lo suyo es que estén en sus envases originales, porque de lo contrario, no sabrás cuál es la fecha de consumo preferente, pero si los guardas en botes, no te preocupes demasiado.

Además de que son productos que se usan con bastante frecuencia, lo único que puede afectar es que se sequen demasiado y se partan.

Las conservas

 Tener latas de conserva en casa es muy socorrido porque duran mucho.

Pero si a pesar de la larga fecha que llevan, te han caducado, prueba a abrirlas, olerlas y probar.

Como ocurre con los yogures enseguida te darás cuenta si están malas o si puedes comer con tranquilidad.

También es el caso de los botes de tomate, que si están cerrados al vacío, pueden durar bastante sin alterar su sabor.

Las mantequillas y mermeladas

Ambos productos, muy típicos para postres o desayunos, son frecuentes en casa.

Aunque si estás siguiendo un método para perder peso, no debes tenerlos muy a mano, sobre todo durante la etapa de adelgazamiento.

Aún así, si te has dado cuenta de que están caducados, pero estaban refrigerados o sin abrir en un bote al vacío, es muy probable que se mantengan intactos.

Lo mejor en estos casos es abrir y probar.

Como ves, antes de tirar a la basura todos los alimentos caducados que tengas en casa, revisa que realmente no sean aptos para el consumo. Aunque, si no te quedas tranquilo, sobre todo con los niños, tampoco te arriesgues.

Disfruta de cada producto sin el temor a que te haga daño. Tampoco hay que pasarse o comer algo que no te sabe del todo bien por no tirarlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *