7 trucos para evitar el picoteo por las tardes y mantener tu peso a raya

Evitar picotear entre horas

¿Eres incapaz de evitar la tentación de ir a la cocina cada dos por tres a picar algo?

Comer entre horas es algo muy habitual que nos pasa a todos. A unos les apetece más por las mañanas y a otros por las tardes. Y puestos a elegir, es mejor que lo más calórico lo dejemos para primera hora y evitemos comer más cuando se acerca la hora de irnos a dormir.

Pero a veces controlar ese impulso resulta complicado y más si estás toda la tarde en casa y tienes cerca la despensa. En momentos de estrés, preocupación, aburrimiento o alegría puede darte por vaciar la nevera o por todo lo contrario.

Así es que, además de eliminar ciertos malos hábitos que te ayudan a ganar peso, es importante que sigas algunos consejos que te encaminen más hacia una alimentación saludable.

1. Usa platos pequeños y cubiertos grandes

Puede parecer una tontería, pero está comprobado que, a mayor tamaño de la cuchara, menos comemos. De hecho, un estudio del Journal Consumer Research que descubrió que cuando usamos cubiertos más grandes comemos hasta un 20% menos.

Con el plato ocurre algo similar. Es una cuestión psicológica que nos lleva a ingerir más de lo que el cuerpo necesita y es mejor llenar hasta arriba un plato pequeño que hacer lo mismo con uno grande.

2. Come cinco veces al día

¿Sigues pensando que la merienda es solo un hábito para los pequeños de la casa? En realidad, todos deberíamos merendar. No solo por las tardes sino también a media mañana igual que hacen los niños en el cole.

Si comes más bien temprano, por la tarde tendrás hambre enseguida y será más complicado evitar el picoteo antes de llegar a la cena. Pero si comes a mediodía y un par de horas después te preparas algo sano para merendar, como un zumo, un yogur, un sándwich vegetal o unos frutos secos.

3. Mantén los dulces y snacks lejos de la vista

Hay estudios que relacionan la vista con lo que comemos en ese momento. Es decir, si tenemos delante un dulce o algo apetecible es más probable que nos lancemos y nos lo llevemos a la boca que si no lo vemos.

E incluso, solo imaginarlo mentalmente ya nos abre el apetito y nos mueve hacia la despensa, aunque no tengamos hambre.

Así es que, si quieres evitar tanto picoteo por las tardes, olvídate de eso que tanto te gusta y tantas calorías tiene y guárdalo en un lugar que no esté tan a la vista cada vez que entres en la cocina.

Otra opción mejor aún, es no comprar nada que no quieras comer. Si tienes la despensa siempre con bollería, cervezas en la nevera o patatas fritas en la despensa, será más difícil mantener a raya tu peso y tu apetito.

4. Haz tus propios snacks saludables

Si eres más de salado que de dulce, es bueno que tengas a mano unos snacks caseros a base de verduras, que son similares a las patatas fritas, pero mucho más saludables.

Cortar rodajas extrafinas de calabacín, patata, zanahoria o remolacha y hornéalas durante unos 30 minutos. Después puedes espolvorerar paprika o algún aditivo para que estén más sabrosas y disfrutar sin cargo de conciencia.

Es más lento y por eso, lo mejor es que prepares algunas bolsitas y las tengas en casa para cuando te entra ese ansía por picotear entre horas.

Hay más snacks que puedes comer entre horas, más allá de la bollería o los fritos.

5. Bebe con frecuencia

Está claro que no es lo mismo beber algo gaseoso o azucarado que tomar agua, que no llena lo mismo.

Lo que ocurre con el agua es que no hincha ni produce gases y lo mejor es que tampoco aporta calorías. Sin embargo, para evitar estar picoteando toda la tarde, si bebes con frecuencia y te mantienes hidratado todo el día, tendrás menos ganas de comer a todas horas.

Puedes alternar el agua con alguna otra bebida, como un té a media tarde e incluso un batido de fruta natural o smoothie de verduras para llegar a la hora de la cena con menos apetito.

6. Si comes, no hagas nada más

Es muy típico comer de forma compulsiva mientras ves una peli o tu serie favorita, porque no te das cuenta de lo que estás haciendo.

Lo mejor es que si vas a merendar, te vayas a la cocina, prepares ese picoteo saludable y recojas todo antes de seguir con otra actividad. De esa forma, no estarás comiendo más de lo necesario, sino justo lo que te apetece.

7. Duerme lo suficiente

El descanso es fundamental para evitar picar entre horas constantemente. Porque si duermes bien y estás descansada, no tendrás estrés que es muchas veces el desencadenante de esas comidas frecuentes.

Además, cuantas más horas duermas, menos tiempo tienes para pensar en comida y pasar por la cocina. Por eso, en verano que los días son tan largos y nos acostamos más tarde, solemos picar más.

Son algunos consejos de expertos y nutricionistas que te ayudarán a reducir la cantidad de calorías que comes entre horas, mientras estás en casa o en el trabajo. Si quieres leer algunos trucos más entra aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *