La mejor manera de reducir el consumo de azúcar, ¿son buenos los edulcorantes?

alternativas al azucar para endulzar

Llevar una vida saludable evitando el exceso de azúcar no es fácil teniendo en cuenta la gran cantidad de alimentos que contienen sacarosa.

Los supermercados están llenos de productos azucarados. Y no solo hablamos de los dulces como tal o el chocolate, sino que muchas veces están presentes en alimentos que no creemos que llevan azúcar, como el tomate frito y otras salsas.

Así es que, cuando te pones a dieta para bajar de peso, o simplemente quieres reducir la cantidad de azúcar que consumes por salud, te resulta complicado. Porque, además estamos demasiado acostumbrados a sabores dulces y la tentación es difícil de evitar para los más golosos.

Cuando éramos pequeños, nos daban los yogures sin azúcar y no nos resultaban tan amargos como ahora. Tampoco tomábamos tanta bollería industrial, ni zumos, refrescos o lácteos plagados de azúcar como hay ahora. Pero si ahora intentas dar a un niño un yogur natural pondrá cara extraña igual que si estuviera chupando un limón.

Entonces, ¿qué puedes hacer para evitar el azúcar?

En este artículo, hablaremos e de los diferentes tipos de edulcorantes que se pueden encontrar en el mercado. Pero antes de tomar una decisión por tu cuenta, te recomendamos acudir a un nutricionista o dietista que sabrá aconsejarte lo mejor para tu dieta en función de tus necesidades.

Edulcorantes naturales, ¿más saludables?

Seguro que has leído o escuchado que existen alternativas más sanas para aportar ese sabor dulce a los alimentos. La miel, los jarabes o siropes, la melaza o el azúcar moreno son algunas de las opciones que te habrán dado en alguna ocasión y estás probando.

Pero, no te engañes más.

Como dice en este artículo, el nutricionista Juan Revenga, estas sustancias son prácticamente iguales que el azúcar y, por tanto, no suponen una opción más “saludable”.

Lo que hoy día tratan de vendernos como sano, muchas veces no lo es y tras su etiquetado se esconden otras sustancias. Deberías prestar atención a esos nombres que no conoces o que suenan mejor bajo la apariencia de ser más naturales o sin azúcar.

¿Los edulcorantes artificiales son buenos?

Ahora que tienes claro que ni la miel, ni ningún tipo de sirope ni el azúcar moreno son lo que estaban buscando, te preguntarás qué ocurre con lo que conocemos como edulcorantes artificiales.

Es cierto que no contienen calorías como el azúcar, por lo que son una elección más acertada que los anteriores. Pero en realidad, el gusto por el dulce no desaparecerá y tenderás siempre a consumir alimentos dulces, sean con azúcar o edulcorados.

A veces, las etiquetas de light o cero azúcares dan lugar a una concepción errónea de ser mucho más adecuados. Si bien, no contienen azúcar si que llevan otras sustancias que no siempre son más saludables.

Pero en cuanto a los edulcorantes, puedes usarlos en lugar del azúcar para reducir las calorías de consumes si estás haciendo una dieta para bajar de peso, o si tienes alguna enfermedad como diabetes. Aunque lo mejor en este caso es que los compres y añadas a tus alimentos para controlar la cantidad que echas.

Aportan mucho más dulzor que el azúcar en sí y, por tanto, la cantidad que añades es menor. Sin embargo, como decíamos antes hay un inconveniente y es que, tu organismo seguirá demandado ese sabor dulce que tanto te agrada.

Otra desventaja que señalan algunos expertos es que hay edulcorantes artificiales que consumidos en exceso pueden dañar tu salud. Y aunque no hay estudios que relacionen directamente su consumo con algunas enfermedades, en países como Estados Unidos se prohibió el aspartamo durante años, uno de los más conocidos.

¿Cómo reducir el consumo de azúcar?

En realidad, la respuesta sería tratar de crear unos hábitos saludables, adaptando a nuestro paladar el sabor de los alimentos como tal, sin añadir sacarosa. Sería el caso de los yogures, la leche, los zumos, el café o las infusiones.

Porque cuando te quieres comer unas galletas o un bizcocho, no es solo el azúcar sino la harina o la mantequilla lo que afecta a las calorías y al consiguiente aumento de peso.

Lo mejor es que restrinjas el consumo de alimentos procesados y procures aumentar el de los naturales o ecológicos, sin dejarte engañar por ciertas etiquetas, si tu objetivo es adelgazar. En cuanto al azúcar, necesitarás un tiempo para acostumbrarte a reducir su cantidad o incluso eliminarla casi por completo, pero una vez que lo hagas no la echarás de menos y notarás sus efectos beneficiosos en tu peso y tu salud.

Te darás cuenta de los excesos que has estado cometiendo y cuando te den a probar algo demasiado dulce no te agradará o te resultará muy empalagoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *