20 alimentos ricos y sanos que debes incluir en tu dieta por sus grandes beneficios

Llevar una alimentación saludable parece algo básico, pero en realidad no todo el mundo lo hace.

Las generaciones más jóvenes y nuestros niños están acostumbrados a ciertos productos que hace unas décadas no estaban a nuestro alcance tan a menudo.

Hace unos años, comer un pastelito, unas chuches o una bolsa de snacks era algo que hacíamos en ocasiones especiales, como un cumpleaños, una fiesta o una excursión del colegio a la que llevábamos cosas que no solíamos tener en casa.

Sin embargo, la amplísima oferta de productos ricos y apetecibles que tenemos a nuestro alcance en cualquier supermercado, gran superficie o incluso pequeña tienda de barrio, hace que nuestros hábitos alimentarios hayan cambiado a peor.

A pesar de esas tentaciones que entran por los cinco sentidos y apetecen a cualquier hora, hay muchos alimentos ricos y sanos que puedes comer sin tener remordimientos. Te damos algunas ideas para cuando tengas tentaciones de cosas que te recomendamos tener a mano.

No queremos decir que todos ellos deban forman parte de una dieta de pérdida de peso, pero sí de una alimentación equilibrada y saludable una vez alcanzado tu peso ideal.

Destacamos algunas de las principales propiedades y beneficios de cada uno de ellos.

1.Cerezas

Las cerezas son deliciosas y si tienes la suerte de vivir en una zona como el Valle del Jerte, famoso por sus picotas y otras variedades de esta fruta roja, no podrás resistirte a ellas.

Entre sus ventajas están sus pocas calorías y también que son ricas en vitaminas A y C, potasio, hierro, fibra, ácido fólico y calcio.

Además, son antioxidantes, depurativas y ayudan a mejorar el ritmo cardíaco.

Cuando tengas hambre y no sepas qué picar, siempre será mejor un puñado de cerezas que unas cuantas patatas fritas.

2. Los arándanos

Al igual que las cerezas, son antioxidantes gracias al poder de la antocianina y bajos en grasas y sodio.

Numerosos estudios aseguran que los arándanos son un alimento rico y saludable que ayuda a prevenir el estrés y protege frente a enfermedades del corazón y de diabetes.

Otras ventajas de su consumo son su eficacia contra el envejecimiento de la piel, la mejora de la visión y potencia de la memoria.

3. La miel

Muchas personas prefieren endulzar sus postres o bebidas con miel en lugar de azúcar.

No es una mala idea porque la miel es rica en nutrientes, minerales y vitaminas y no contiene mucha grasa.

Y otros beneficios que seguro conoces es que es un alimento ideal para calmar la tos y el resfriado y mejorar la calidad del sueño nocturno.

4. Las nueces

Los frutos secos en general son alimentos ricos y saludables. Como todo, en exceso no son recomendables, pero sí de forma moderada.

En el caso de las nueces, son excelentes para las personas que padecen alguna enfermedad cardiovascular. Gracias al aminoácido l-arginina también son eficaces para reducir la presión arterial alta o hipertensión.

También contienen antioxidantes, ideales para retrasar el envejecimiento y se recomienda a las personas con diabetes y aquellas que quieren mantener su peso ideal.

5. Los tomates

 ¡Qué sería de una ensalada sin unos buenos tomates, o de una tostada con aceite de oliva y tomate!

Esta hortaliza reduce el colesterol, previene de enfermedades cardiovasculares, protege la piel, favorece la cicatrización de heridas, tiene efecto diurético, tiene pocas calorías y es rica en fibra, minerales y vitaminas.

Son solo algunos de los múltiples beneficios del tomate que puedes consumir tanto solo como acompañando platos o en un delicioso gazpacho.

 6. El huevo

Si te gusta el huevo estás de suerte porque hay muchas formas de consumirlo y puedes comerlo a cualquier hora.

 Debes evitarlo frito si estás a dieta o intentando alcanzar tu peso ideal, pero tienes otras formas de disfrutarlo.

Comerlo solo, escalfado o cocido, supone ingerir pocas calorías a la vez que te beneficias de su vitamina A, D o B12 entre otras.

 7.El atún

Lo ideal es consumirlo fresco, a la plancha o al vapor, en lugar de la clásica lata.

Lo cierto es que el atún es un pescado no sólo delicioso sino con excelentes propiedades como los ácidos grasos Omega 3 y gran fuente de proteínas, vitamina E (antioxidante) y vitamina B 12, que ayuda a mejorar la circulación.

8. La quinoa

Seguro que has oído hablar últimamente de esta semilla y no sabes bien para qué sirve y cuál es su sabor.

Se trata de un pseudocereal que proviene de los Andes y puede consumirse solo como la avena y otros cereales. Es rica en vitaminas y minerales y su sabor es muy agradable.

Entre los beneficios que asocian al consumo de la quinoa destacan:

  • Fortalece y suaviza el cabello
  • Previene la aparición de celulitis y estrías
  • Hidrata la piel
  • Mejora las migrañas
  • Actúa como relajante, consumida en infusión
  • Es antioxidante y rica en amionoácidos y Omega 6

 9. El yogur

 Consumir un yogur diario es un buen hábito alimentario que si no lo tienes, deberías adquirir.

Aporta vitaminas, proteínas y minerales como calcio, potasio o fósforo. Facilita la digestión y mejora el tránsito intestinal, haciendo que tus intestinos funciones correctamente.

Aparte de sus ventajas nutricionales, el yogur se usa para exfoliar la piel y mantenerla hidratada.

La suerte es que hay una gran variedad en el mercado y podrás comer aquellos que más te gusten. Incluso los menos grasos y sin azúcar, son deliciosos para consumir en cualquier momento del día.

10. El queso

 Algunas de sus ventajas son que fortalece el sistema inmunitario y nuestras defensas y favorece la producción de leche materna y el aporte de ácido fólico que necesitan las embarazadas.

Sin embargo, el queso tiene muchas más ventajas y es uno de los alimentos más ricos y sanos que puedes comer en cualquier momento de tu vida.

Es ideal para fortalecer los huesos y los dientes por su aporte de calcio y prevenir enfermedades como la osteoporosis.

11. El chocolate negro

Si eres un adicto al chocolate, aficiónate al negro, que contiene un alto porcentaje de cacao.

Consumido con moderación el chocolate además de ser un alimento delicioso tiene grandes ventajas para la salud.

Entre las principales, destacan sus antioxidantes que ayudan a liberar el cuerpo de los radicales libres, que son los causantes de la oxidación de nuestras células.

Es bueno para la piel, para el corazón, para los dientes y para el cerebro y también mejora el estado de ánimo y la fatiga crónica.

12. El vino

Tomar una copa de vino cada día es bueno para la salud, según muchos expertos.

Aunque no lo hagas a diario, el vino es un alimento con grandes beneficios para la salud, procedentes de su principal componente que es la uva.

Algunos estudios avalan que es un gran aliado para la pérdida de peso porque activa un gen que impide la formación de nuevas células de grasa.

Reducir el riesgo de padecer cáncer, prevenir enfermedades cardiovasculares, mejorar la piel y evitar su oxidación son otras ventajas conocidas del vino.

 13. Las fresas

Solas, en yogur, en batido…esta fruta no sólo está riquísima sino que además reporta grandes beneficios a nuestro organismo.

Las fresas son bajas en calorías y ricas en fibra, siendo un alimento ideal para saciarnos o calmar la ansiedad de comer cuando estamos a dieta.

Poseen un efecto antievejecimiento, favorecen la circulación y tienen poder antiinflamatorio, entre otros muchos beneficios para la salud en general.

 14. El pollo

Una de las carnes que suelen recomendarte en la mayoría de dietas es la de pollo, gallina o pavo.

 Además de contener poca grasa, siempre y cuando se coma sin piel, el pollo es un alimento muy saludable.

Es rico en proteína, fósforo, hierro y zinc, excelente para un buen funcionamiento del sistema inmunitario.  También ayuda a mejorar tu estado de ánimo porque contribuye a aumentar los niveles de serotonina del cerebro.

 15. Los pistachos

Incluir pistachos en una dieta sana y equilibrada, siempre con moderación, conlleva ventajas para la salud.

Estos frutos secos mejoran el estrés y reducen el dolor de la menstruación pero además son buenos para el corazón, prevenir el colesterol y poseen un alto contenido en fibra.

Son ricos en vitaminas A, B1, B6, K y también en ácido fólico. Y por si fuera poco, están riquísimos.

16.Las lentejas

Un buen plato de legumbres en los días más fríos es apetitoso para la mayoría de personas, adultos y niños.

Siempre se ha hablado del aporte de hierro de las lentejas, pero en realidad sus ventajas van más allá.

Aportan fibra, muy buena para combatir el estreñimiento y como efecto saciante. Mejoran nuestro estado de ánimo y sistema nervioso y son una gran fuente de energía.

17. El té verde

En lugar de un café o un refresco, puedes tomarte un té verde de vez en cuando. Si es casero, mucho mejor que industrial.

Frío o caliente según el momento y tus gustos, el té verde, por ejemplo, es rico en antioxidantes, que ayudan a regular los niveles de colesterol malo en la sangre.

También depura el hígado, acción necesaria para liberarnos de las toxinas que se acumulan en el organismo y es un complemento muy recomendado en numerosas dietas de pérdida de peso.

18. Las manzanas

Rojas, verdes, amarillas…las manzanas no solo son una fruta rica y sana, sino que además existen distintas variedades y formas de incluirlas en tu dieta.

Antes de acostarte, por la mañana o como merienda, en ensalada e incluso en un bizcocho casero. Te hidratan por dentro y por fuera y son muy buenas para eliminar líquidos y evitar algunas dolencias relacionadas como la hinchazón de piernas, calambres, pesadez u hormigueo.

 19. Las patatas

Lejos de lo que puedes pensar, las patatas son un alimento rico y sano que no siempre aporta muchas calorías. De hecho, si no son fritas, las patatas aportan pocas calorías y producen sensación de estómago lleno enseguida.

Son excelentes para combatir el estrés y mejoran las funciones del cerebro gracias a su composición con manganeso, potasio, vitamina C y B6.

Otra razón por la que debes consumirlas es que son ricas en fibra y funcionan contra la inflamación externa o interna crónica.

 20. El aceite de oliva

Está más que demostrado que el aceite de oliva virgen extra es una de las grasas más saludables que existen.

Una vez más, tenemos que recordarte la necesidad de no abusar de él, especialmente si quieres adelgazar.

Reduce el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 o un derrame cerebral.

Es un alimento recomendado por sus propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y antibacterianas.

 

En esta lista de alimentos ricos y sanos podríamos incluir muchos más para seguir una dieta equilibrada. Ten en cuenta todas sus ventajas y piensa en ellos a la hora de hacer la compra.

A la hora de reestructurar tus hábitos alimentarios, te recomendamos ponerte en manos profesionales que sabrán orientarte y ayudarte a lograr tu peso ideal de una forma sana y segura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *